Novela: EL LABERINTO DEL TIEMPO

Jorge Salvo

Editorial Grupo Destiempos


Resumen: La bomba atómica, la píldora anticonceptiva, la Revolución Cubana y los
sucesos de mayo del ’68 en París, me marcaron ―y a muchos de mi generación―
con una caótica redefinición del tiempo. Hasta entonces lo pensábamos de una
manera lineal, literaria. El terror que nos producía la aceleración de la vida
que se iniciaba en aquellos instantes, junto a la desconfianza que nos inspiraba
el lenguaje matemático, nos impidió ver que Einstein ya nos había dado los
elementos para entenderlo. Nos quedamos entonces, por años y años, dando
vueltas como trompo en un mundo del que “no nos podíamos bajar”, porque
nadie podía pararlo, como pedía desesperadamente el grafiti en las calles de
París que recogiera Julio Cortázar en Último round.
Se nos vino encima el futuro con una mezcla espuria de trotskismo,
anarcosindicalismo, marihuana, ayahuasca, el Che en Bolivia, Jerzy
Grotowski, los Beatles, Ronald Laing y el peyote de Antonin Artaud y los
tarahumaras, entre otras cosas. Ni los libros de Borges, ni el Popol Vuh, ni la
pos-modernidad, ni Levy-Strauss sirvieron como hilo de Ariadna y nos
perdimos En el laberinto del tiempo que se abrió enfrente nuestro. Esta
novelita, centrada en el montaje real de un texto dramático poco conocido de
Cortázar, Los Reyes, es una mezcla de ficción, realidad, y excreciones
intertextuales y de las otras, que sobrevivió de esa descontrolada jornada de
más de treinta años. No la pude dar por terminada (y, por tanto, declararla
publicable) sino hasta que Elegguá me mostró la salida del laberinto. Pero
esa… esa es otra historia.

Editorial Grupo Destiempos en redes sociales